Dolor coital

¿Es normal tener dolor durante las relaciones sexuales?

NO, rotundamente NO. No es normal el dolor durante el coito. Esto es lo primero que tienes que entender. Y te digo más:  NO, no tienes que conformarte y aceptarlo porque además de no ser normal, resulta que tiene solución. 

¿Por qué duelen las relaciones sexuales?

Pues por muchas y muy diferentes razones que, además, se retroalimentan negativamente unas a otras. Me explico: cuando una mujer empieza a tener dolor con las relaciones (y, te adelanto, normalmente el inicio es orgánico, es decir, algo pasa en la vulva o la vagina que hace que duela), como mecanismo de defensa, sin querer, su vagina empieza a contraerse y a provocar lo que llamamos un vaginismo secundario. El vaginismo secundario es una contracción involuntaria de la musculatura de la vagina que hace que duela más. Y cuando decimos INVOLUNTARIA es porque, efectivamente, es involuntaria. No hay nada que puedas hacer para evitarlo, porque tu vagina ya tiene miedo a que le vuelva a doler y lo normal es que salga corriendo. Y ese “salir corriedo” es el vaginismo secundario. 

Únete a nuestra comunidad.

Si quieres recibir información sobre salud general y salud íntima y estás interesada en acceder a contenido científico de calidad, explicado con claridad y relacionado con todos esos temas de los que nadie nos habla ¡ÚNETE A NOSOTRAS!

¿Qué tratamientos existen?

Tratamiento con probióticos orales y vaginales:

A veces el problema es que la flora vaginal está totalmente alterada porque la hemos destruido a base de antibióticos y tratamientos contra los hongos, y solo reponiéndola adecuadamente puede mejorar el dolor. 

Tratamiento con láser:

En mujeres que tienen sequedad vaginal (en menopausia, cáncer de mama, toma de anticonceptivo durante muchos años…), sobre todo cuando la sequedad afecta a todo el canal vaginal, el láser es una herramienta fantástica que mejora mucho los síntomas de sequedad. 

Tratamiento con láser de CO2:

En algunos casos hay que hacer alguna cirugía con láser de CO2 para liberar algún anillo fibroso vaginal, himenectomía en caso de himen fibroso o quitar tabiques vaginales que dificultan la penetración. 

En otras ocasiones el láser sirve para vaporizar lesiones como condilomas o papilomatosis vulvar que, aunque en la mayoría de casos no da síntomas, en algunas mujeres produce dolor intenso al roce. 

Terapia sexual:

Muchas veces la respuesta sexual, sobre todo en pareja, se ve afectada cuando hay dolor coital. En estos casos es necesario complementar los tratamientos con algunas sesiones de terapia sexual individual o en pareja. 

Tratamiento con infiltraciones vaginales:

Está indicado en mujeres que tienen liquen escleroso vulvar, herida en horquilla , dolor en la zona de cicatriz de la episiotomía o sequedad vaginal más localizada en el introito (entrada de la vagina). 

Tratamiento para la contracción muscular:

Tiene una triple función:

  • Impide la contracción muscular: por eso es ideal en los casos en los que ya hay un vaginsimo secundario (es decir, una contracción de la musculatura de la vagina)  
  • Inhibe o dificulta la neurotransmisión del estímulo doloroso: en los casos de vulvodinia (cuando hay dolor en la entrada pero a la exploración no se ve nada) una de las causas es que las terminaciones nerviosas de la zona están irritadas y trasmiten al cerebro la información de dolor, cuando en realidad deberían transmitir tacto. Este tratamiento ayuda a parar esta transmisión errónea. 
  • Aumento de la vascularización de la zona a la que se aplica. 

Fisioterapia de suelo pélvico:

Es fundamental y complementa la mayoría de los tratamientos que realizamos. La mayoría de las veces, cuando el dolor es crónico, la musculatura del suelo pélvico se contractura (igual que cuando tenemos una contractura en el cuello por estrés o por una mala posición), y eso se soluciona con fisioterapia. 

Otros tratamientos:

En casos seleccionados, cuando hay lesión del nervio pudendo, hay que hacer infiltraciones con corticoides cerca del nervio para desinflamarlo. 

La conclusión es que hay muchas causas y muchos tratamientos, pero lo más importante es entender esto:  

  • No es normal tener dolor con las relaciones sexuales 
  • Tiene solución 

Contacto

+34 646 302 480

intimaginecologia@clinicatufet.com

Copyright © 2021 Íntima Ginecología

tufet

CLINICA TUFET

Ir arriba

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Si eres una mujer que se preocupa por cuidar su salud, en general, y su salud íntima, en particular, este es tu sitio. Contenido científico de calidad, explicado con claridad y relacionado con todos esos temas de los que nadie nos habla. De mujeres para mujeres.